Análisis de bolsa: Sin catalizadores positivos en las bolsas europeas para subir

bolsas mercados

Semana bajista para la bolsa europea dentro de una tendencia correctora de las bolsas. Desde que se alcanzasen los máximos de mediados del mes de abril el Ibex vive una pauta correctora que le ha hecho bajar, de momento, hasta los 11.317,30 puntos. Esta semana se ha dejado el 0,94%. Peores registros han alcanzado los índices DAX y CAC con caídas semanales en el entorno del 2%.

Por el contrario, los índices americanos han saldado la semana en positivo y sus rentabilidades ya superan el 2% anual para alcanzar cotas de máximos históricos. ¿Y qué ha pasado para que se diese esta divergencia entre ambos lados del atlántico?. Los datos macroeconómicos americanos de las dos últimas semanas han decepcionado y los mercados lo celebran al entender que la FED retrasará el endurecimiento de su política y dejará para más adelante la subida de tipos de interés. Esto hace que el dólar se deprecie a favor del euro lo cual favorece las exportaciones norteamericanas y perjudica las europeas. Esto, sumando a un petroleo que ya no parece tan barato y que favorecía los costes productivos de las empresas, sirve para que el dinero se retire de los mercados europeos. No hay que olvidarse que los índices europeos había corrido demasiado durante lo que llevábamos de año y los inversores recogen parte de la cosecha.

Los índices europeos corrigen pero aún gozan de rentabilidades más que positivas. El Ibex sube un 10,10%, el DAX alemán el 16,74% y el CAC parisino el 16,88%. Hay que recordar que estas revalorizaciones tienen detrás un porqué. No hay que olvidar que el BCE sigue metiendo dinero en los mercados de renta fija a través de su programa del QE y esto hará que la renta fija y sus tipos sigan contenidos en niveles históricamente bajos. Los créditos se verán favorecidos a la larga y el tejido productivo de la economía redundará en los beneficios empresariales. Mientras tanto los gestores de fondos y el resto de carteras seguirán aprovechando las oportunidades que les brindarán los mercados de renta variable e incrementarán los volúmenes negociados en las bolsas. Los grandes valores se verán favorecidos e impulsarán los índices.

Ahora mismo no parecen existir catalizadores positivos que nos hagan ver a las bolsas retomar las subidas vividas durante el primer trimestre. No obstante, no me quedan dudas de que, a pesar de las piedras en el camino, las bolsas subirán durante los próximos tres o cuatro años.

El observador - JM