5 consejos fundamentales para invertir en bolsa

Invertir en bolsa no es sencillo, quien piense lo contrario está equivocado. Prueba de ello es que la mayoría de los que empiezan a invertir en bolsa, pierden y terminan dedicando su tiempo y dinero a otra cosa. Para introducirse en el mundo de la bolsa hay que tener unos conocimientos mínimos necesarios. Si no jugarías una partida de póker con dinero, antes de aprender bien las reglas y tener práctica, ¿por qué hacer lo contrario en el caso de la bolsa?

Si optas por el camino de la mayoría de inversores, tropezarás con las piedras en las que otros ya cayeron y empezarás, con toda probabilidad, perdiendo parte de tu dinero. Si aprendes de los inversores que ya han demostrado como ganar dinero en bolsa de forma continua, conseguirás limitar tus pérdidas y allanar el camino hacia los beneficios.

¿Cómo invertir en bolsa de forma segura? 

1. No inviertas más de la cuenta. ¿Esto qué significa? La idea es que inviertas aquel dinero que tienes ahorrado y que no vas a necesitar en el corto y medio plazo. Debes utilizar solamente el dinero que te dicta tu propia conciencia. De no hacerlo así, empezarás a estar intranquilo y te sentirás angustiado. Y en estas situaciones, lo más común es tomar decisiones precipitadas e incorrectas.
Si llegas a la situación de estar obligado a vender porque necesitas dinero líquido, lo más probable es que el precio del valor no sea el que más te gustaría. Puede ser inferior o igual al precio de compra y, por tanto, no obtener beneficio o, incluso, perder capital.

2.Sé metódico. ¿Cómo se traslada esto a la gestión diaria de nuestra inversión? Busca una estrategia de inversión que entiendas a la perfección y que encaje con tus propios objetivos económicos y síguela de forma disciplinada. Piensa inicialmente en tus necesidades económicas y el tiempo del que dispones para gestionar tu cartera. A partir de ahí, toma la decisión sobre la metodología a utilizar.
Necesitarás una formación inicial en bolsa que te ayude a discernir cuál va a ser tu estrategia y cómo vas a gestionar tus inversiones. De esta manera, sabrás cuándo comprar títulos, cómo gestionar tu riesgo y cuándo deberás vender. El consejo que te damos es que empieces por asistir a un curso de bolsa de algún inversor de éxito probado. La mayoría de los cursos te proporcionan las herramientas que, después, te facilitarán la gestión de tu cartera, y te resolverán cuestiones básicas como qué broker elegir y cómo se opera con su plataforma.

3. No te fíes de los comentarios y rumores. Sigue tu estrategia de acuerdo a tus objetivos económicos. Cuando iniciamos nuestra andanza bursátil, debemos pensar siempre que el capital que invertimos nos ha costado un gran esfuerzo de ahorrar y que, por tanto, cada paso que hagamos tenemos que haberlo estudiado antes. No te fíes de los rumores, no te obsesiones tampoco con la información sobre bolsa que se publica diariamente en los medios: la prensa tiene la obligación de publicar datos cada día, una lógica que confunde a muchos inversores que se dejan llevar por la información diaria y que gestionan sus carteras a bandazos, a golpe de titular.

Por otro lado, no sigas los trucos de bolsa de amigos y familiares que ya invierten. Lo que es válido para otra cartera no tiene porque serlo para la tuya. Cíñete a realizar las acciones que dictan la metodología o estrategia que has elegido para invertir.

4. Piensa en todos los agentes relacionados con la bolsa y analiza cómo influirán en tu inversión. ¿Quiénes son? Principalmente dos:

  • Los intermediarios. Para invertir en bolsa tenemos que recurrir, si o si, a un intermediario, más comúnmente llamado bróker. No podemos comprar y vender acciones de forma independiente. Por eso, es necesario analizar escrupulosamente qué condiciones tiene cada bróker: comisiones, mercados en los que nos permite operar, restricciones de compra, productos que ofrece, etc.
  • Hacienda. Antes de invertir en bolsa también debemos saber que la recogida de beneficios tributa. Es decir, que deberemos pagar siempre un porcentaje de todo el capital que generemos en nuestra inversión bursátil. Es necesario saber qué porcentajes se aplican si invertimos en España y que estos son diferentes a los que se nos descontarán si invertimos en otros mercados. Además, algunas operaciones como el reparto de dividendos también tributan. Por ello, es necesario analizar en qué operaciones nos conviene estar y en cuáles no.

5. No quieras ser rico mañana.  La bolsa exige paciencia y método, no tiene trucos mágicos. La formación, la disciplina y la paciencia han de ser los tres pilares que sustenten cualquier inversión en bolsa. Destierra los siguientes tópicos y empezarás tu camino bursátil con buen pie:

  • No te fíes de la renta variable. Como su nombre indica, es variable y su riesgo es elevado. Cuando iniciamos la operación, nunca sabemos qué van a hacer las acciones, y por tanto, la rentabilidad final que se va a obtener, de ahí su nombre, variable. Esta premisa conviene tenerla muy clara antes de iniciar una inversión de este tipo.
  • No te dejes llevar por las liquidaciones inmediatas como es, por ejemplo, el reparto de dividendos. Muchas veces, sus beneficios son un espejismo y cuando se cierra la operación te quedas con el mismo capital con el que la habías iniciado.

Invertir en bolsa es una tarea compleja que exige formación y disciplina. Tanto si has depositado tus ahorros en plazos fijos o fondos que te han aportado poca o nula rentabilidad como si eres un inversor de bolsa habitual, que no consigue ganar dinero en la bolsa, realizar un curso de bolsa puede ser el primer escalón para conseguir ser rentable año tras año.