La resiliencia de los índices americanos ante el Brexit les lleva a nuevos máximos históricos

En el mes de julio, después de las caídas que se registraban en la renta variable global, con descensos en la cotización de los principales índices globales tras la votación del Brexit en el Reino Unido, las bolsas americanas vuelven a presumir de resiliencia ante las adversidades, y no solo recuperan el terreno perdido tras el Brexit, sino que además los índices americanos Dow Jones, y S&P 500 marcan nuevos máximos históricos este mes.

La renta variable global caía al unísono tras conocerse la victoria inesperada del Brexit en la votación que se llevaba a cabo en el Reino Unido, el país británico debía decidir sobre su continuidad en la Unión Europea en el referéndum que tenía lugar el 23 de junio, dado el triunfo al Brexit en contra de lo que apuntaban las últimas encuestas. El pánico se apoderaba de los inversores en renta variable, los mercados reaccionaban con fuertes caídas en los índices que abrían con un fuerte hueco bajista, tal y como apuntaban sus futuros y CFDs. El selectivo español, el Ibex-35, se dejaba nada más y nada menos que un 12,35 % en la sesión posterior al Brexit, registrando la mayor caída de su historia con un desplome superior al 12%. La banca, las grandes empresas del sector turístico y las aerolíneas entre otras, perdían entre un 26% y un 10% de su valor en Bolsa durante la sesión. En el mercado de divisas, los CFDs de la libra se desplomaron hasta tocar su nivel más bajo en tres décadas, aunque posteriormente recuperaría parte del terreno perdido.

Los índices americanos presumen de resiliencia frente a los índices europeos

A día de hoy, los índices europeos aún intentan reponerse del batacazo que sufrían sus cotizaciones tras el Brexit. Los CFDs y futuros del Ibex 35 o del selectivo alemán, el Dax 30, no han conseguido alcanzar los máximos anuales. Es más, en la mayoría de los índices de renta variable europea encontramos las cotizaciones situadas por debajo del nivel que alcanzaban el día anterior a la victoria del Brexit, a excepción del índice inglés que curiosamente el Ftse 100 superaba el zonal del día precedente a la victoria del Brexit y marcaba nuevos máximos anuales en su cotización, teniendo a su vez en cuenta que la Libra esterlina se mantiene cerca aún de los mínimos que marcaba frente al Dólar americano y el Euro.

Nada ha tenido que ver el comportamiento de los índices europeos con la cotización de los índices americanos, presentando una mayor resiliencia ante las adversidades y marcando nuevos máximos históricos en el mes de julio. Los CFDs del S&P 500, del Dow Jones, y el Nasdaq 100 borraban literalmente las caídas que registraban tras la victoria del Brexit. Por si esto pareciera poco y exceptuando al Nasdaq 100, los índices americanos registraban nuevos máximos anuales, y nuevos máximos históricos en el mes de julio, esperando en estos niveles la publicación de los resultados empresariales de este segundo trimestre, que completaría el primer semestre del año.