EL BANCO DE INGLATERRA TOMA MEDIDAS por el caos del 'BREXIT'

El Banco de Inglaterra certificó ayer el impacto que el Brexit ya tiene en la economía británica y lanzó un plan de contingencia de excepción para mitigar sus efectos. Así, rebajó las exigencias de capital a la banca para liberar 177.000 millones de euros que destinar a nueva financiación, prohibiendo a las entidades repartir con ellos más dividendo.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, explicó ayer que la institución vigilará que los bancos no aprovechen ese alivio en capital para llevar dividendo, ahora que sus cotizaciones están muy castigadas. El objetivo es apoyar la economía "con nueva capacidad de préstamo para las empresas y hogares británicos", apuntó.

Carney reconoció que los riesgos que anticipaba para la economía británica en caso de Brexit "han comenzado a materializarse" y apuntó a tres factores. La depreciación de la libra, que ahonda el déficit récord de la balanza por cuenta corriente británica; el incremento que puede registrarse en el número de hogares vulnerables, ya que "hay crecientes evidencias" de que la incertidumbre por el referéndum ha paralizado decisiones de inversión, y los ajustes que pueden darse en el mercado inmobiliario, donde la inversión ya protagonizó una caída del 50% en el primer trimestre del año que amenaza con acentuarse en el segundo.


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)