Incertidumbre y temor definen la economía europea en el primer trimestre de 2020

dinero

Los pronósticos que a finales de 2019 parecían haber dado la vuelta en U previendo un rápido crecimiento en la economía; gracias a que los gobiernos de China y Estados Unidos llegaron a acuerdos mutuos y una tregua en las agresiones comerciales. Sin embargo, una serie de factores han hecho que se completara el giro de 360º, y ahora todo volvió a estar tal y como estaba. O quizás, a peor.

Para un principiante que se esté iniciando en el trading de acciones, esta situación presenta un reto excepcional, pues se hace muy difícil que pueda encontrar mercados de renta variable que pueda explotar de manera óptima y conseguir rentabilidad a corto plazo.

Tales factores han permitido que agencias como la OCDE y la IIF del Reino Unido, pronostiquen un retroceso global de la economía, o más bien un retraso en el crecimiento económicow que pone al mundo en una situación bastante comprometida. En lo referente a lo empresarial, la mayoría de los índices registran importantes caídas.

Factores que desequilibran la economía de Europa en el primer trimestre de 2020

El primer factor que afectó a la economía europea, fue la definitiva salida del Reino Unido del bloque europeo. El hecho fortaleció temporalmente a la libra esterlina, pero produjo un efecto contrario en el bloque europeo.

Posteriormente, el esparcimiento del coronavirus hacia Italia, España, Alemania, y muchos otros países a inicios de febrero. Esto tuvo un efecto, en general, bastante negativo, pues se produjo un rápido avance por parte de la plaga, incluyendo a países del continente americano, lo que produjo que incluso las criptomonedas sintieran el impacto.

Pronóstico de crecimiento anual global según la OCDE

Todos estos factores, sumados a un paradójico aumento en el valor del dólar, provocaron un retraso significativo en la economía global. Todo esto afecto de manera negativa a la economía europea, y con el cierre de fronteras en Italia, la situación no pinta a mejorar pronto.

La OCDE predice que, de no controlarse el avance del coronavirus o de agravarse y derivar en una pandemia, la economía de Europa y, en general, del mundo, crecerá solo un 1,5%, que resulta poco menos de la mitad de lo que se previó el año pasado.

La crisis afecta la inversión y el intercambio de activos comerciales

En general, las actividades comerciales sufren durante las crisis, ya que la desconfianza, el miedo y la incertidumbre hacen caer los mercados, por lo que los precios de venta se abaratan demasiado, lo que hace poco rentable la venta de dichos activos.

Para los inversores a largo plazo, sin embargo, puede presentar una gran oportunidad, ya que es el momento ideal para comprar activos que a futuro tenderán a revaluarse.

Actualmente, sin embargo, con el progresivo avance que está teniendo el gobierno chino en el control de la expansión del virus dentro de China, el primer mercado en recuperarse es el de las criptomonedas, y las acciones de algunas empresas chinas que poco a poco han ido reanudando su actividad. Por lo que la estabilización del mercado podría estar a la vuelta de la esquina.