Los datos de afiliación de finales de marzo y abril muestran una estabilización del empleo

José Luis Escrivá (Foto: Congreso)
José Luis Escrivá (Foto: Congreso)

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha subrayado que "se aprecia en las últimas semanas una estabilización en el empleo" después de la intensa de pérdida de puestos de trabajo en los días anteriores y posteriores al decreto del estado de alarma decretado el 14 de marzo.

En su comparecencia en la Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Congreso de los Diputados, Escrivá ha recordado que la crisis de la COVID-19 ha tenido un "fuerte impacto" en la afiliación a la Seguridad Social, ya que en 21 días de marzo y abril se han perdido tantos empleos como en los 102 días de mayor destrucción de puestos de la crisis de 2008-2009.

No obstante, Escrivá ha subrayado que, tras una fase con una intensa destrucción de empleo, "desde el 24 de marzo hemos entrado en una fase de estabilización, que continúa durante la primera mitad de abril". Tras la caída de más de 600.000 afiliados a la Seguridad Social en los días en torno al decreto de alarma, se aprecia que, a partir del día 24 "no hemos vuelto a ver las caídas en afiliación de los niveles de los días anteriores y posteriores al decreto de alarma (14 de marzo)", con la única excepción del 31 de marzo, aunque en este caso, la evolución está condicionada por el habitual fin de contratos a final de mes.

Esta tendencia de estabilización ha continuado durante los primeros días de abril, en los que incluso, ha habido varios días con creación de empleo. Además, el ministro de Inclusión ha indicado que esta tendencia a la estabilización en el mercado laboral es común a toda la geografía española y ha destacado que hay ocho provincias donde crece la afiliación en la primera mitad de abril (Badajoz, Huelva, Cádiz, Murcia, Albacete, Baleares, Huesca y Tarragona).

Medidas de protección del empleo

José Luis Escrivá ha subrayado que el cambio de tendencia en el mercado de trabajo "se debe en parte a las medidas de protección del empleo tomadas por el Gobierno a partir del 17 de marzo. En este sentido, ha subrayado que las medidas aprobadas "son muy extensas y podrán proteger las rentas de 6 millones de personas, más del 30% de la población activa ocupada". Esta protección de rentas "es la absoluta prioridad del Gobierno en este momento", ha señalado.

En este sentido, ha destacado que la respuesta del Ejecutivo ha permitido proteger a más de 5 millones de personas, entre las casi 4 millones de personas acogidas a ERTEs, el casi millón de autónomos que se calcula que podrán recibir la prestación y las personas empleadas de hogar y temporales sin derecho a prestación, que serán cubiertas por las últimas medidas aprobadas. Además, hay que recordar que ha habido más 400.000 personas beneficiarias de prestaciones de Incapacidad Temporal asimiladas a accidente de trabajo por COVID-19, que suponen una mayor protección. Por ello, Escrivá ha subrayado que la respuesta española ha sido de las "más ambiciosa y de las más rápidas" entre los países de nuestro entorno en cuanto a la cobertura de rentas se refiere, por encima de países anglosajones y en línea con países como Italia o Francia.

ERTEs y exoneraciones

De las medidas puestas en marcha para garantizar las rentas y mantener el empleo la que mayor efecto ha tenido son los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs), que en el caso de considerarse por fuerza mayor asociada a la COVID-19, conllevan una exoneración del pago de cotizaciones sociales. El ministro ha señalado que casi 4 millones de personas, el 16% de la población activa, están incluidas en ERTEs y a más del 50% de estos expedientes ya se les ha efectuado la exoneración de las cotizaciones a la Seguridad Social de sus trabajadores.

Prestación extraordinaria para autónomos

Escrivá ha subrayado que el grueso de la pérdida de empleo ha sido en el régimen general y ha recaído, en concreto, sobre trabajadores con contrato temporal. Por el contrario, el régimen de autónomos ha tenido un comportamiento más positivo, con una pérdida de 56.000 afiliados desde el 12 de marzo. En concreto, mientras que el régimen general registra una caída del 6%, el de autónomos no llega al 2%.

Además, el ministro de Inclusión ha destacado la acogida de la prestación extraordinaria por cese de actividad puesta en marcha para las personas cuya actividad quedó suspendida por el decreto de alarma o con una caída de la facturación del 75%, que ya ha registrado casi 950.000 solicitudes. Esta prestación, que supone un beneficio económico mínimo de 950 euros al mes, será percibida este viernes por más de 800.000 beneficiarios. La prestación se está concediendo casi al total de las personas que la han solicitado, con una aceptación del 97% de las solicitudes.