El Banco de España: la incertidumbre política puede frenar la economía

Banco de España
Banco de España

El Banco de España alertó ayer de las consecuencias que para la economía puede tener "la prolongación del periodo de incertidumbre política". En concreto, el supervisor alertó de que esta situación "puede dar lugar a que los agentes pospongan temporalmente algunas decisiones de gasto como consecuencia de la indefinición acerca del curso futuro de las políticas económicas". En sus proyecciones macroeconómicas para el periodo 2016-2018, publicadas ayer, la entidad se refiere también al riesgo que suponen las dudas en torno al proceso de reducción del déficit público, tanto en lo que respecta a su intensidad, como en lo que tiene que ver con su pauta temporal y su composición.

La autoridad monetaria prevé que el PIB se desacelere hasta el 2,1% en 2018, tras crecer un 2,7% este año y un 2,3% en 2017, mientras que la tasa de paro se reducirá hasta el 17,3% de la población activa en 2018, después de haber bajado al 19,7% este año y al 18,3% el próximo, según la actualización de las previsiones del Banco de España, que contemplan una prolongación de la fase expansiva del PIB a lo largo de este trienio, aunque a un ritmo "gradualmente decreciente" en comparación con el observado en 2015.

Por lo que respecta al déficit, el Banco de España no ha variado sus previsiones para 2016 y 2017 respecto a las publicadas en marzo, salvo la de este año que mejora del 4,4% al 4,1% del PIB, al incluir el anunciado ajuste presupuestario del Estado en 2.000 millones de euros y las medidas que van a adoptar las comunidades autónomas por otros 1.500 millones. La entidad calcula que no será hasta 2018 cuando el déficit público se situará por debajo del 3% del PIB, un año más tarde de lo que exige Bruselas.

Los precios se recuperarán en línea con la subida proyectada para el precio del crudo y con el repunte gradual de la inflación subyacente, lo que llevará la inflación a un 1,7% en 2018. Según el Banco de España, la demanda nacional seguirá tirando de la economía, con crecimientos elevados del consumo de los hogares y de la inversión empresarial, en tanto que la aportación negativa del sector exterior tenderá a hacerse nula. En el ámbito exterior, la autoridad monetaria advierte de que los riesgos para la economía española proceden de la incertidumbre en torno a la evolución de algunas economías emergentes, así como del resultado del referéndum convocado en el Reino Unido sobre su permanencia en la Unión Europea.

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, afirmó ayer que el crecimiento de la economía española en 2016 va a situarse "más próximo" al 3% que al 2,7%, "salvo una situación de debacle de la economía mundial, de la economía europea o de la economía española, cosa que no es previsible". De Guindos se refirió a la alusión del Banco de España a la incertidumbre política, y señaló que, aunque la situación "no es la ideal", hasta el momento no ha habido "ningún tipo de impacto", y que la economía española está creciendo "claramente". Por otro lado, el ministro se mostró "absolutamente convencido" en que la UE no va a imponer "ningún tipo de sanción" a España por el déficit.

EL PAÍS 37/EL MUNDO 36/ABC 43/LA VANGUARDIA 56/EL PERIÓDICO 26/LA RAZÓN 32,33/CINCO DÍAS 1,29

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)