Cómo asegurar nuestro dinero mediante la inversión

Imagen: blog.uclm.com

La inversión es una parte muy importante de nuestra salud financiera: todo dinero que no se mueve no solo no produce, sino que está condenado a un gasto tarde o temprano.

Esto no quiere decir que lo recomendable es que nos olvidemos del ahorro y tengamos constantemente en movimiento todo aquel capital que no corresponda a la cuenta de gasto fijo: como todo en lo que a economía se refiere, lo más importante es que cada paso se realice con cabeza, y conociendo tanto los riesgos como los beneficios para que podamos valorar la situación.

De este tema se refiere el “cómo asegurar nuestro dinero”: no existe fórmula magistral, pero sí pautas y buenas prácticas que nos permiten reducir riesgos e invertir con cabeza. ¿Cómo? Desde contar con asesoría, diversificar, no dejarnos llevar por el excesivo entusiasmo,  contar con entornos de inversión fiables como 1000 Extra bróker profesional y calcular los tiempos adecuados en los que debemos mover o estabilizar lo invertido entre otras tantas recomendaciones.

Imagen: blog.uclm.com

Preguntas que debemos hacernos antes de invertir para asegurar nuestro dinero

Insistimos: invertir no es ni un juego de azar, ni una fórmula exacta. En la inversión entran en juego factores que lo acercan a un aspecto u otro (como la probabilidad y la experiencia) pero en ningún caso podemos acogernos a porcentajes de éxito, casos de X usuarios que han triplicado sus beneficios invirtiendo de tal forma, etc.

Por ello, jamás debemos lanzarnos a la inversión sin tener toda la información que la rodea y por supuesto nunca dejarnos recomendar simplemente por la experiencia de terceros (aunque sí del conocimiento de terceros si éstos poseen el conocimiento necesario del sector). Para ello, hay tres preguntas básicas que debemos respondernos por nosotros mismos con la mayor exactitud posible:

  • ¿Cuánto beneficio pretendo conseguir con la inversión? Una inversión no es un depósito donde colocar sin más un “sobrante”: todo lo que se invierte, se debe esperar de ese depósito un beneficio aproximado, ya sea un crecimiento progresivo, doblar lo depositado, etc.
  • ¿Cuánto tiempo mantener la inversión? Precisamente porque no se trata de un depósito sin más, no podemos esperar X tiempo, observar lo invertido y esperar que haya crecido sin más nuestro dinero. Según a qué invirtamos y la estrategia seguida (conservadora, arriesgada, en base a X efecto o suceso, etc.) debemos ser cuidadosos de hacer un seguimiento más o menos exhaustivo, pero en ningún caso obviar las cuentas.
  • ¿Estoy seguro de mi estrategia? La respuesta a esta pregunta es lo que determinará si nuestra inversión se aproxima a ser una inversión inteligente, segura, o por el contrario, se parece más a un juego de azar o a una prueba sin más.

En definitiva, si invertimos sin tener clara la estrategia es como si compráramos 100 boletos de lotería, donde las probabilidades de éxito y fracaso se alejan de nuestro control. Por esta razón, si lo que buscamos es buscar la forma de asegurar nuestro dinero mediante la inversión, nada como disponer de los medios y la información que aumenten las probabilidades de que nuestra estrategia sea la correcta.