Qué hacer y cómo invertir los ahorros sin riesgos

El año llega a su fin. Y es posible que empieces ya a pensar qué hacer con tus ahorros de cara al año nuevo. Desde el proyecto de educación financiera de Cofidis 'Economía para ti', nos explican qué hacer con nuestros ahorros, si no queremos arriesgar.

Si decides conservar el capital ahorrado, implícitamente eliges obtener una reducida rentabilidad. En cambio, si deseas rentabilizar tus ahorros debes saber que, si decides invertir, la principal regla de la inversión relaciona el nivel de la posible ganancia o pérdida obtenida con el del riesgo incurrido.

El mercado ofrece diferentes opciones. Entre los activos conservadores, existen principalmente tres tipos: las cuentas corrientes y depósitos a plazo fijo, las letras, bonos y obligaciones del Tesoro o los fondos de renta fija que invierten en ellos y las viviendas.

Los dos primeros tipos, no ofrecen en la actualidad una rentabilidad significativa, ni está previsto que la otorguen en los próximos dos años. El principal motivo se vincula al actual nivel del tipo de interés de referencia del BCE (0%) y el previsible en un futuro cercano (por debajo del 1,5% en 2021).

Dado el escaso atractivo de los anteriores, en la actualidad la vivienda se convierte en el activo con escaso riesgo que mayor rentabilidad ofrece. Si decides adquirir una, en las mejores zonas de Barcelona y Madrid, el arrendamiento podría generarte una ganancia anual inferior al 4%. Si optas por comprar una vivienda en su periferia próxima, puede llegar hasta el 6%. Un porcentaje muy similar al que como máximo ofrecen la mayoría de las capitales de provincia pequeñas y medianas.

Generalmente, la vivienda tiene un bajo riesgo, pero nunca nulo. A veces, superior al de la renta fija a largo plazo (las obligaciones), inferior en otras ocasiones. No obstante, siempre más elevado que el de las cuentas corrientes y depósitos a plazo fijo. Es posible que su precio disminuya, pero cuando lo hace, normalmente su caída es pequeña. Lo sucedido en España durante el período 2008 – 2013 es la excepción que confirma la regla.

En definitiva, gracias a una tasa de inflación muy baja, los inversores conservadores pueden lograr mantener su poder adquisitivo. No obstante, durante los dos próximos años, será muy difícil que obtengan alguna ganancia significativa, pues el tipo de interés de referencia del BCE continuará siendo muy reducido. Una coyuntura que hará que la compra de vivienda con destino al alquiler se postule como la mejor opción para invertir tus ahorros sin arriesgarte.