Análisis de bolsa: Una semana subidos en la montaña rusa de la bolsa

bolsas mercados

Seguramente los inversores que han vivido a pie de pantalla la semana bursátil se han sentido tan aturdidos al acabar ésta como cuando el tren de la montaña rusa terminaba su recorrido por los ascendentes y descendentes raíles de hierro. La intensidad de los movimientos de los precios, hacía arriba con vuelta hacía abajo y viceversa, han debido dejar descompuesto a más de un inversor si es que han tenido el valor suficiente para realizar alguna compra.

Solo aquellos inversores que tuviesen la suerte (perdón si a veces no lo consideramos un acierto) de comprar en los mínimos de la sesión han podido contar las ganancias a final de la semana. Quienes comprasen en otros momentos o en máximos de las distintas sesiones habrían visto como en cuestión de minutos sus inversiones entraban en pérdidas. En este caso tocaba decidir si poner coto a las mismas o aguantar el tipo. Más de uno le sudarían las manos cuando vieron que el valor que vendían volvía a remontar dejando de recuperar lo perdido.

La caída libre que se ha llevado el primer premio de esta montaña rusa semanal ha estado en los primeros compases de la sesión del jueves cuando el Banco Nacional de Suiza decidió subirse a la misma con un movimiento sorpresa. Esta institución intentaba anticiparse al posible movimiento del BCE del jueves y decidía volver a dejar libre la fluctuación del franco suizo respecto al euro a la vez que fijaba el tipo de interés en el –0,75. El ibex descendió 250 puntos en sólo 2 minutos, un 2,5%. El mercado subió a continuación 340 puntos pues el pánico desatado en esos momentos fue rápidamente sofocado cuando el mercado entró a valorar la más que probable puesta en marcha del QE el día 22.

Los vaivenes del los mercados han llevado a marcar nuevos máximos históricos en la bolsa alemana. La bolsas más importantes de Europa han tenido, en contraposición a la bolsa española, una semana finalmente positiva y miran con cautela pero esperanzadoras los próximos acontecimientos. El DAX, el CAC y el Eurostoxx computan importantes rentabilidades positivas en la semana (entre el 4,8 y el 5,4%) y en el año (entre el 1,77 y el 3,7%). Nuestro Ibex se ha revalorizado en la semana un 3,29%, el mejor registro semanal en muchas semanas pero insuficiente para dejar en positivo la rentabilidad anual. Al menos hemos recuperado la cota de los 10.000 que perdimos, en cierres, la semana pasada.

Las curvas más pronunciadas para la próxima semana tienen nombre propio y las encontramos con la decisión que tome el jueves el BCE, las elecciones en Grecia el próximo fin de semana, los precios del petróleo y del resto de commodities que esta semana han contribuido a la volatilidad del mercado. Esperemos que no descarrilemos y encontremos la senda de los 12.000 puntos del Ibex con los que, confiamos, alcanzar al final de año.

 

El Observador - JM