Análisis de bolsa: La volatilidad se adueña de la bolsa

bolsas mercados

No sabemos qué les pasa a las bolsas pero lo que sí sabemos es que las cotizaciones han vuelto a demostrar esta semana que se mueven al dictado de los mensajes de los bancos centrales. Esta semana las bolsas han rebotado entre un 2% y un 3% gracias a los mensajes o actuaciones de los distintos bancos centrales. El lunes y durante media sesión del martes los mercados continuaron la senda bajista de la semana pasada, pero la Fed saliendo al quite el miércoles tranquilizó a los mercados diciendo que no tienen prisa por subir los tipos de interés, el banco central ruso subiendo los tipos hasta el 17% y el BCE lanzando sus enésimos mensajes difusos sobre un programa QE hicieron reaccionar a las bolsas y éstas lo festejaron con subidas importantes. El petróleo, gran causante de los males bursátiles de las últimas sesiones, contribuyó a la fiesta manteniendo precios en torno a los 60 dólares por barril.

 La volatilidad en las cinco sesiones de esta semana no han sido aptas para inversores que no tuviesen suficiente sangre fría. Hacer el agosto en diciembre solo está al alcance de inversores cualificados. Nos quedan seis sesiones de bolsa de este año y, salvo que las noticias no se sucedan al ritmo vertiginoso de las dos semanas precedentes, la volatilidad será la tónica de estos días. Subir hasta los 11.000 – 11.200 puntos del Ibex en la recta final de año se nos antoja complicado por lo que nos contentaríamos con que se consolidaran niveles actuales y se dejase para el próximo año cotas más altas. Parece ser que el rally de este año, si finalmente acaba sucediendo, no será más que un rebote desde mínimos de este martes hasta los niveles perdidos de principios de mes.

Para el año 2015 se espera, dentro de la volatilidad a la que ya nos tienen acostumbrados, que las bolsas avancen en positivo y fijamos objetivos en los 12.200 puntos de Ibex. Cargar la cartera con buenos valores sería una apuesta segura si nos creemos las estimaciones de crecimiento de PIB que el gobierno, el FMI o las distintas casas de análisis esperan para la economía española para los próximos dos años. En la bolsa española existen empresas maduras, con riesgo limitado y con una alta rentabilidad por dividendos que nos dan tranquilidad a largo plazo. Para aquellos inversores sin conocimiento suficiente de los mercados y que decidan dirigir su dinero hacia la bolsa española en detrimento de otros activos que no renten lo suficiente lo tienen fácil apostado por valores como Repsol, Santander, Iberdrola, Mapfre, Telefónica, BME o Enagas, todo ellos con rentabilidades por encima del 5%. Con paciencia, la cosecha será abundante, en plusvalías y en dividendos.

 

El Observador - JM