La era del teletrabajo: 10 consejos para afrontarlo mejor

mujer trabajadora

Ante la situación en la que nos encontramos parece que el teletrabajo ha llegado para quedarse. Creíamos que iba a ser algo puntual pero muchas empresas cada vez lo tienen más implantado.

La pandemia, los temporales… han hecho que esta práctica se alargue en el tiempo. Cierto es que tiene muchas ventajas concentrarse en casa, incluso se ha demostrado que se es más productivo, pero mantener la atención puesta todo el rato en la pantalla, sin poder despejarnos con los compañeros, o alternarlo con el trabajo en equipo, puede resultar cansado.

Por ello, la comunicación con los miembros del equipo, aunque sea desde nuestro hogar, y no aislarnos, es fundamental. Laura Palomares, directora y psicóloga de Avance Psicólogos ofrece unos tips para llevarlo lo mejor posible y quedarnos siempre con lo positivo.

Así, la experta detalla que para mantener mejor la concentración y sentir que el esfuerzo se hace más liviano, puede ayudarnos:

  1. Ordena y despeja tu lugar de trabajo. El orden y no acumular cosas facilitará tu tarea y te generará sensación de calma y equilibrio.
  2. Trata de trabajar siempre en el mismo lugar. El cerebro aprende a concentrarse mejor si asocia un mismo espacio con el lugar de trabajo, digamos que se predispone.
  3. Diferenciación de espacios. Intentar que tu lugar de trabajo esté separado de tu lugar de descanso y ocio en casa, en la medida de las posibilidades de tu hogar. De este modo, tendrás mayor sensación de desconectar en los descansos o cuando termines tu trabajo.
  4. Concentración. Cuando empieces la jornada, es muy fácil que empiecen a llegarte a la cabeza cantidad de cosas por hacer. Mejor no te levantes, apúntalas en un papel y ya las irás realizando en los descansos o cuando termines tu jornada. Muchas veces se trata de pequeños boicoteos de la mente, para distraernos del esfuerzo inicial que requiere el control cognitivo, previo a la concentración.
  5. Timings. Cada hora u hora y media de trabajo, date un descanso de cinco o diez minutos y aprovecha para hacerte un té o una infusión, tomarte un zumo, etc., tu cuerpo lo tomará como un premio, como un descanso merecido. Anticipar que durante el trabajo habrá descansos mantendrá la motivación.
  6. Hidrátate, ten siempre cerca agua o infusiones que te mantengan hidratado. No mantener un equilibrio hídrico en nuestro cuerpo en situaciones de esfuerzo mental y concentración, baja el rendimiento, al descender significativamente la capacidad de la memoria a corto plazo y la atención.
  7. Trata de mantener una buena postura corporal, será la manera de acumular menos cansancio físico y no tener lesiones o contracturas.
  8. Ejercicios breves. Introduce en alguno de los descansos una o dos veces, una rutina corta de estiramientos. Cinco minutos cada vez, de atención a tu cuerpo, puede suponer una enorme sensación de mejora en tu trabajo y calidad de concentración.
  9. Comunicación. Mantén el contacto con tus compañeros, a través de las vías que te sean más sencillas, para mantener cierta fluidez en la comunicación y mantener el trabajo en equipo y no sentirte aislada.
  10. Quedarse con lo positivo. Aunque a veces se te haga pesado porque echas en falta la vida social y trabajar más directamente con tu equipo, trata de ser consciente también de las ventajas y de la oportunidad de atender más tus espacios y vida familiar y personal durante el día.