La OCDE ELEVA al 3,2% la PREVISIÓN DE CRECIMIENTO DE ESPAÑA EN 2016

Paro

La economía española crecerá este año al 3,2%, según las nuevas previsiones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que mejora cuatro décimas su pronóstico del pasado mes de julio, mientras que mantiene su expectativa del 2,3% en 2017 y anticipa una expansión del 2,2% para 2018. La institución espera que "la fase expansiva" de la economía española continuará en 2017 y 2018, gracias al impulso procedente de la demanda doméstica, aunque el ritmo de crecimiento se ralentizará por el debilitamiento de factores que habían apoyado al consumo como los bajos precios del petróleo o las bajadas de impuestos.

Además, la OCDE advierte de que un Gobierno en minoría podría reducir la capacidad de España para acometer las reformas necesarias para impulsar un crecimiento sostenido de la economía, mientras que una vuelta de las turbulencias de los mercados financieros internacionales podría lastrar la confianza e incrementar los costes del servicio de la deuda. En concreto, las previsiones de la organización apuntan que la deuda pública española alcanzará este año el 101,3% del PIB, subiendo el próximo año hasta el 102,1% y llegando en 2018 al 102,2%.

En cuanto a la evolución del déficit público, la OCDE apunta que este año cerrará en el 4,6% del PIB, en línea con el objetivo pactado por el Gobierno con Bruselas. Por el contrario, prevé que se desvíe en los ejercicios siguientes. En 2017, hasta el 3,06%, medio punto por encima de lo acordado con la Comisión, mientras que en 2018 alcanzará el 2,9%, frente al 2,2% fijado como meta.

Por lo que respecta a la evolución del mercado laboral, la OCDE augura que la tasa de paro bajará en 2016 hasta el 19,6% y hasta el 17,7% un año después, para situarse en el 16,4% en 2018.

La OCDE considera necesario acometer reformas que impulsen un crecimiento sostenido de la economía y el saneamiento de las cuentas públicas para lo que recomienda al Gobierno elaborar un plan fiscal a medio plazo con una senda explícita hacia los sostenibilidad fiscal y combinarlo con reformas de la estructura de impuestos y gastos. La organización se muestra partidaria de rebajar la contribución a la Seguridad Social por parte de los trabajadores con remuneraciones más bajas, ampliar las bases de los impuestos sobre la Renta, Sociedades y el IVA, además de ampliar impuestos medioambientales.

Al referirse a la economía española, el secretario general de la organización, Ángel Gurría, dijo que "está recibiendo el beneficio de sus reformas", elogió el recorrido de España en los últimos años, pero recordó que ahora "hacen falta reformas, reformas y, después, reformas de las reformas" para adaptarse a un mundo que no deja de cambiar.

Al hilo de los datos de la OCDE, el ministro de Economía, Luis de Guindos, auguró ayer un "buen" cuarto trimestre para la economía española, lo que permitirá entrar con una "inercia positiva" en el ejercicio 2017. Guindos valoró que la actualización de la OCDE sobre el crecimiento de la economía española hasta el 3,2% este año va "en línea" con las estimaciones del FMI y de la Comisión Europea y se debe en dos terceras partes a factores específicos de España, como los derivados de las reformas económicas, la mejoría de la confianza y la corrección de los desequilibrios macroeconómicos. El otro tercio sería común al resto de las economías europeas, como la devaluación del euro, una política económica "muy laxa" y la caída de los precios del petróleo, apuntó el ministro.

Guindos realizó estas declaraciones a los periodistas antes de presidir el acto de toma de posesión de doce altos cargos del Ministerio, a los que pidió trabajar por el "reto" de la productividad y tomar las medidas necesarias para favorecer el crecimiento económico y el empleo.

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)