El Banco de España cree que la crisis catalana hará bajar unas 3 décimas el PIB nacional

El Banco de España publicó ayer un informe en el que concluye que el impacto de la crisis catalana en el PIB nacional oscilará entre las tres décimas y los más de 2,5 puntos sobre el crecimiento entre 2017 y 2019. Es decir, entre 3.500 y 30.000 millones de euros menos de actividad.

De esta forma, la institución dibuja dos escenarios. El primero se daría si la crisis política se resuelve de forma rápida, de manera que la incertidumbre se incrementaría en el cuarto trimestre de 2017 para disiparse en el arranque de 2018. En este escenario se deduce que el efecto negativo sobre el PIB sería de tres décimas entre finales de este año y 2019. En la segunda hipótesis se llegarían a cotas de incertidumbre que no se veían desde que España pidió el rescate bancario a la UE, en el segundo trimestre de 2012.

Según los diarios, en este segundo escenario el PIB dejaría de crecer más de 2,5 puntos entre finales de 2017 y 2019. Entre este año y el próximo se perdería un crecimiento de un 1% -unos 11.600 millones menos-, mientras que el más de punto y medio restante se perdería en 2019. Los periódicos recuerdan que el Banco de España auguró en septiembre, antes de que se convocara el referéndum ilegal, que la economía crecería un 3,1%, un 2,5% y un 2,2%, en 2017, 2018 y 2019, respectivamente.

En el conjunto de España la crisis puede suponer un freno al crecimiento, mientras que en el caso de Cataluña supondría una caída de la actividad y su entrada en recesión, es decir, acumular más de dos trimestres de destrucción del PIB. Según el Banco de España, este último escenario comportaría una reducción de cerca del 60% del crecimiento considerado en el escenario base para el conjunto de la economía española, además de una recesión de la economía catalana durante buena parte del horizonte analizado, Ello se traduciría en una menor compra de bienes de consumo duradero y de vivienda. En el caso de las empresas, retrasarían proyectos de inversión.

Los primeros efectos ya se habrían producido, con un Ibex 35 que ha subido un 1,4% desde finales de agosto, menos que el 7% que lo ha hecho el Eurostoxx 50. La adopción del artículo 155 ha podido revertir la situación, ya que el Banco de España advierte cierta moderación en el grado de tensionamiento de los precios.


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)