Análisis de bolsa: Hasta el rabo todo es toro

bolsas mercados

Semana anodina para la bolsas en general y para la bolsa española en particular. Para el Ibex la semana ha constado de sesiones de bolsa el lunes y el martes porque el miércoles, aunque los parqués estaban abiertos, los inversores parecen que estaban más centrados en las compras navideñas y en preparar la cena de noche buena que en comprar acciones. El viernes fue festivo en toda Europa. Y sin embargo, a pesar de los escasos volúmenes realizados en estos días tan festivos, los índices han avanzado de forma importante.

El Ibex ha subido un 1,14% semanal dejando el computo del año en el 5,70%. A principios del año, las apuestas de los analistas veían al selectivo español subiendo en torno al 10%-15% anual. Parece que finalmente nos quedaremos algo alejados de las cotas que hubiesen dado por buenas dichas revalorizaciones. Quedan dos sesiones y media para cerrar el año y si no se producen noticias negativas durante las mismas podemos ver algún avance más en la bolsa que maquillen un poco más los resultados anuales. Los 10.700 puntos del índice sería el objetivo.

¿Y qué necesitamos para ver estas últimas subidas de año? Pues que los gestores no den por buenas las rentabilidades obtenidas y apuesten todo el dinero de sus clientes (recogidos a través principalmente de fondos de inversión y planes de pensiones) con vistas a un año 2015 que promete mejores rentabilidades en bolsa en detrimento de otros activos como la renta fija. También ayudaría que no se recogiesen beneficios desde el otro lado del océano. Esta semana los índices S&P y Dow Jones han vuelto a batir máximos anuales y esperamos que los inversores no se amilanen con las sobrevaloraciones que parecen atisbarse en los mercados norteamericanos.

Por nuestra parte seguimos pensando que, independientemente de lo que hagan los índices durante estos últimos días o principios del año que viene, ir haciendo acumulación de valores con alta rentabilidad por dividendo, siempre que tengan un peso significativo en sus respectivos índices, serán la mejor apuesta a medio y largo plazo. Si se prefiere apostar por ganancias rápidas, pero con un mayor riesgo, es mejor esperar a los recortes que se producirán tarde o temprano en el aparente movimiento errático bursátil que nos acompañará sin falta durante el próximo ejercicio. ¡Feliz año nuevo¡. Nos vemos en 2015.

 

El Observador - JM