Motos, compañeras de viaje

moto viaje

El mercado de las motocicletas es uno de los más fieles y regulares de todos los que componen el sector de la automoción. En parte, esto se debe a los que tienen a estos vehículos como auténtica filosofía de vida, pero también a que se ha popularizado el poder hacer viajes en moto, una tendencia que queremos explorar.

Detalles sobre las motocicletas

El tipo de usuario de este vehículo es muy diferente. Pueden ser grandes propietarios de villas en Menorca o en otras islas de poco tamaño que buscan una forma práctica de moverse por su zona. Pero también urbanitas que viven en el centro de Madrid o Barcelona y que buscan un medio de transporte ágil y de fácil estacionamiento.

Da lo mismo, lo cierto es que las motocicletas en la ciudad o en otros entornos llevan mucho tiempo siendo vehículos de gran popularidad. Claro que no todo reside en su gran movilidad, también hay que fijarse en otros aspectos como puede ser su bajo consumo, el bajo coste del mantenimiento en comparación con el de los coches o que pagan menos impuestos.

Los anteriores son motivos que explican el motivo que llevan a muchos a elegir las motos para el día a día. Sin embargo, cabe hacerse otra pregunta: ¿por qué los turistas ocasionales eligen cada vez más hacer viajes en moto?

Viajar en moto, un concepto nuevo

Es fácil entender que, para recorrer por ejemplo la primera línea de playa en Menorca de forma rápida y sencilla, una moto ofrece un gran número de ventajas.
Las islas, en especial las de la zona balear como sucede en Ibiza, tienen un encanto especial desde una moto. Este vehículo permite adentrarse en las calas más recónditas o recorrer los pequeños pueblos costeros que forman esta zona.

Los turistas han encontrado en las motos un medio de transporte ideal para este entorno de sol y playa en el que las prisas y los agobios del tráfico sobran. Eso sí, tampoco es extraño ya ver a viajeros nacionales o internacionales moverse por las grandes ciudades con una moto para disfrutar de las mismas ventajas que en entornos más pequeños.

Con todo, siempre hay que tener presentes algunos detalles sobre las motocicletas a la hora de circular, algo que puede evitar que nos llevemos algún susto con las autoridades en forma de sanción.

Por ejemplo, aunque estén de vacaciones, el turista debería llegar siempre puesto el casco. Aunque esto parezca de una obviedad absoluta, son muchos los que se olvidan del mismo cuando se montan en las ya habituales motocicletas eléctricas de alquiler eventual o cuando conducen por zonas poco habitadas cuando están de viaje.

Lo mismo sucede con el respeto a los límites de velocidad y con la vigilancia del mantenimiento del vehículo. Este último apartado es fundamental cuando se va a hacer un viaje por zonas naturales que no tienen las infraestructuras de una gran ciudad, y es que una avería en ellas puede echar por tierra hasta el mejor de los viajes.

En definitiva, hay muchos motivos para explicar que viajeros o habitantes de zonas rurales y urbanas confíen cada vez más en las motos por su movilidad, el menor gasto que generan y por otras muchas razones. Con todo, siempre hay que respetar la normativa y cuidar de un vehículo que puede dar muchas satisfacciones.