LONDRES IMPONDRÁ UNA TASA DEL 25% A LAS MULTINACIONALES

Reino Unido gravará a partir del próximo mes de abril con una tasa del 25% los beneficios que las multinacionales obtienen por su actividad económica en el país y que luego desvían para tributar en otros lugares. Así lo anunció ayer el ministro de Hacienda, George Osborne, quien denunció que "algunas de las mayores compañías del mundo, incluidas las del sector tecnológico, utilizan elaboradas estructuras para evitar pagar impuestos". "Queremos asegurarnos de que van a pagar lo que es justo", indicó, y aseguró que este impuesto permitirá al Estado recaudar 1.000 millones de libras en los próximos cinco años, unos 1.275 millones de euros.

El impuesto de sociedades británico es del 21%, por lo que el Gobierno confía en que, ante la posibilidad de pagar un 4% más, las empresas prefieran tributar en el Reino Unido en vez de mantener las complejas estructuras para desviar beneficios a Luxemburgo o Irlanda, países con regímenes fiscales más laxos. La secretaria económica del Tesoro británico, Andrea Leadsom, subrayó que Londres "siempre ha estado en la vanguardia de los esfuerzos multinacionales para combatir el fraude fiscal" y recordó que incluso desde la presidencia del G-8 Reino Unido ha "empujado la agenda internacional para la transparencia". "Nos honraría que el resto de países nos siguiera", dijo.

La patronal británica se mostró escéptica sobre este impuesto. "Inquietará a las compañías, al introducir un nuevo impuesto sin consenso internacional", dijo su presidente, John Cridland.

Osborne hizo este anuncio en la llamada 'declaración de otoño', discurso en el que el ministro de Economía adelanta el presupuesto de 2015. En él confirmó la revisión al alza de las previsiones de crecimiento para Reino Unido, que cerrará 2014 con un crecimiento del 3% en vez del 2,7% estimado en marzo. Para el año que viene estimó un crecimiento del 2,4% y aseguró que la tasa de paro bajará al 5,3%.

Los diarios, que en sus titulares aluden al impuesto anunciado como "tasa Google", explican que la medida afecta sobre todo a las empresas tecnológicas estadounidenses como Google, Amazon, Facebook, Apple o Microsoft, aunque es extensible a otras como Starbucks y plantean dudas sobre su aplicación, ya que haría falta el consenso de la UE.

EL MUNDO recuerda que en España el Ministerio de Hacienda investiga desde 2009 a los gigantes tecnológicos que operan a través de filiales en España en busca de ilegalidades fiscales, sin resultados.

EL PAÍS 1,26/EL MUNDO 1,28,29/ABC 1,36,37/LA VANGUARDIA 58/EL PERIÓDICO 16/LA RAZÓN 33/CINCO DÍAS 1,8/EL ECONOMISTA 1,36


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)