Las patronales destacan que la subida salarial es un sacrificio de los empresarios

Juan Rosell (Foto: CEOE)
Juan Rosell (Foto: CEOE)

Las patronales CEOE y Cepyme, cuyas respectivas juntas directivas aprobaron ayer por unanimidad el acuerdo salarial firmado el lunes con los sindicatos, destacaron que el incremento "es un esfuerzo de los empresarios con la sociedad". El presidente de CEOE, Juan Rosell, aseguró que las grandes empresas "han salido de la crisis" y consideró que el salario mínimo de 14.000 euros anuales "es deseable para dar un empujón a los salarios bajos". "Esto se hace con nuestro dinero", indicó el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi.

Por otro lado, Rosell rechazó el destope de las bases máximas, como estudia el Gobierno, porque los 4.500 millones de incremento de coste laboral que implicaría "supondría romper la productividad y la competitividad de las empresas". Garamendi sugirió que el destope repercutiría directamente en menos incrementos retributivos de los trabajadores y advirtió ante las subidas de impuestos, al tiempo que reclamó luchar contra la economía sumergida, "la peor enemiga de los empresarios españoles". En este sentido abogó por que "se mantengan las bases imponibles, pero haya más gente pagándolas". Según el presidente de CEOE, si se logra reducir en seis puntos el peso de la economía sumergida, que representa en torno al 20%, los ingresos impositivos aumentarían en dos o tres puntos.

Según destaca EL PAÍS, el pacto para subir los sueldos bajos "se notará más en comercio y hostelería". Por su parte, EL PERIÓDICO subraya que "sindicatos y patronal proponen volver a la jubilación forzosa".

EL PAÍS 38,39/EL MUNDO 34/ABC 2,32,33/LA VANGUARDIA 50/EL PERIÓDICO 24,25/LA RAZÓN 29/CINCO DÍAS 27/EL ECONOMISTA 24


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)