EL BCE MANTIENE LOS TIPOS DE INTERÉS Y EL PROGRAMA DE ESTÍMULOS hasta otoño

La última reunión del Banco Central Europeo (BCE) antes de las vacaciones de agosto se desarrolló según lo esperado y a su término el presidente de la entidad, Mario Draghi, anunció que pese a la recuperación de la eurozona "el trabajo aún no ha acabado", por lo que de momento el banco mantendrá su política monetaria hasta que se observe "un ajuste sostenido de la inflación que sea compatible con el objetivo del BCE".

Explicó que el BCE debe ser "paciente, persistente y prudente" antes de retirar los estímulos y aseguró que los tipos de interés "continuarán en los niveles actuales durante un largo periodo de tiempo que superará con creces el horizonte de las compras netas de activos". No obstante, Draghi apuntó que en otoño se podría empezar a hablar de reducción de compra de activos.

"Lo último que el consejo de Gobierno quiere es un endurecimiento de las condiciones financieras que ralentice el proceso de convergencia de la inflación hacia su objetivo o incluso acabe con él", explicó. Y añadió: "Incluso estamos listos para activar nuevas medidas extraordinarias si las condiciones empeoran". Consideró que "la reactivación es más sólida y Europa crea empleo", pero advirtió de que "hay zonas en las que la situación es peor y el desempleo muy elevado". "Todavía se necesita un grado sustancial de acomodación monetaria para que las presiones inflacionarias subyacentes se acumulen", indicó. Esto es, que suban los salarios y la inflación antes de hacer cambios en los tipos de interés.

 


(Texto de elaboración propia realizado a partir del resumen de noticias de los servicios de prensa de Moncloa)