Auge e importancia de la economía circular

economía circular

En un mundo donde la contaminación está presente ininterrumpidamente, la economía cada vez se ve más obligada a un cambio radical, y ya no solo por la gran inversión que se destina a medios contaminantes como, por ejemplo, los coches, sino también por la necesaria remodelación del metaproceso energético. Esto último se refiere al proceso por el cual se obtiene la energía que “mueve el mundo” y también la empleada para conseguir los distintos objetos y materiales que nos rodean en el día a día. En definitiva, coches, móviles, ordenadores, televisores… todos ellos son susceptibles de ser modificados en base a este modelo económico.

La economía circular es planteada como un sistema que aprovecha los recursos de una forma totalmente eficiente, haciendo así que prevalezca el lema “reducir, reutilizar, reciclar”. Por ejemplo, a la hora de aplicar este modelo a un teléfono móvil, todas sus partes útiles y contaminantes serían separadas para que se puedan usar y desechar de una forma sostenible. Por ende, la continuidad y la vitalidad de los aparatos se prolongan de manera infinita.

¿Cómo afecta este modelo económico a la situación actual? Además de lo que hemos mencionado anteriormente, a la ya conocida obsolescencia programada, la cual promueve el “usar y tirar” para todo tipo de artículos, los cuales son programados (en el caso de los objetos electrónicos) para que dejen de funcionar en un tiempo estipulado. Pero afecta principalmente al panorama industrial en lo que al ahorro monetario se refiere, pues al tener como una máxima el “reducir, reutilizar, reciclar”, los costes de producción de las materias serán menores, algo que permite llevar a cabo nuevos proyectos empresariales y crear mucho más por mucho menos.

Este modelo de economía circular ha calado tanto en la economía actual que los distintos gobiernos mundiales que apuestan por la sostenibilidad han decido apostar por nuevas medidas en pos del cuidado del planeta: la promoción del uso de coches eléctricos, así como la creación de un conjunto bastante amplio de estaciones de recarga para los mismos en unos pocos años; la entrada y circulación controlada de vehículos de gasolina en capitales como Madrid o Londres; creación de carriles-bici y un largo etcétera.

En definitiva, tal y como indica el comparador financiero y de créditos rápidos wannacash.es, la sostenibilidad y la preocupación por el futuro de nuestro planeta ha provocado un giro de los modelos económicos y, aunque sea una medida de implantación paulatina, las administraciones públicas están altamente comprometidas con esta labor, al igual que las industrias.