Auditoría energética, la clave para ser más competitivo

Acaban de cumplirse 4 años desde la publicación del Real Decreto 56/2016, por el que se transpuso parcialmente la Directiva 2012/27/UE, relativa a la eficiencia energética. Concretamente, el mencionado Real Decreto transpuso lo referente a las auditorías energéticas, obligando a las grandes empresas a llevarlas a cabo en un período de nueve meses desde su publicación y con la obligación de repetirlas cada cuatro años a partir de la fecha de la auditoría energética anterior, bajo el riesgo de ser sancionados por incumplimiento de dicho calendario.

El cumplimiento de la obligación de llevar a cabo estas auditorías energéticas y su registro, se asignó a las Comunidades Autónomas, para posteriormente, informar a la Subdirección General de Eficiencia Energética, organismo dependiente de la Dirección General de Política Energética y Minas.

Sin embargo, según fuentes de la Asociación de Empresas de Eficiencia Energética (A3E), pasado el plazo obligatorio aproximadamente el 34% de las empresas obligadas no habría llevado a cabo la correspondiente auditoría energética. Aunque desconocemos si la administración ha llevado a cabo su labor de seguimiento del cumplimiento, desde Euro-Funding hemos asistido a nuestros clientes a la hora de dar respuesta a la administración autonómica sobre algún requerimiento al respecto.

Lejos ya de la obligación o no de llevar a cabo esta auditoría energética e incluso pensando en las PYMEs que están fuera de su alcance, desde Euro-Funding consideramos que la herramienta de la Auditoría Energética es fundamental para establecer una línea base en las empresas y edificios (bien sea en el sector industrial, terciario, residencial o las flotas de transporte asociado) a partir de la cual mejorar la eficiencia de sus procesos productivos y del uso de los edificios y vehículos. Esto permitiría a la empresa llevar a cabo mejoras amortizables a corto plazo, teniendo en cuenta los costes energéticos actuales y los costes de mantenimiento de ciertas instalaciones.

Actualmente existen importantes ayudas recurrentes para la implantación de soluciones que generen importantes ahorros energéticos, para lo cual el primer punto es definir qué actuaciones pueden llevar a cabo las empresas que les permitan mejorar sus instalaciones e infraestructuras. Estas ayudas pueden llegar hasta el 50% a fondo perdido, dependiendo de la convocatoria, la Comunidad Autónoma y la actuación a llevar a cabo, favoreciendo un retorno muy rápido de la inversión.

La auditoría energética es una de las herramientas para dirigir a las empresas a un proceso productivo más sostenible, pudiéndose compaginar con otros servicios como la Huella de Carbono de organización, que sirve como indicador de referencia medioambiental de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero de la organización. Otro ejemplo es el Análisis de Ciclo de Vida en sus múltiples alcances (Huella de Carbono de producto, Huella Hídrica o Ecoetiquetado), herramienta indispensable para alcanzar la economía circular.

Este año 2020 se define como año para involucrarse de lleno en una orientación de las organizaciones a un modelo de producción más sostenible, para lo que desde Euro-Funding ofrecemos la herramienta de la Auditoría Energética, que podemos llevar a cabo integrándola en un Sistema de Gestion Energética para una mejora continua.