Home » Coaching empresarial » ¿A qué aspectos de mi empresa debo prestar especial atención?

La empresa es algo vivo y su gestión, un complejo entramado que requiere de mucha dedicación y contar con los mejores profesionales para que todo salga bien.

Al margen de la importancia de las ventas y hacer que la compañía sea sostenible en el tiempo, existen departamentos centrados en el control de los procesos y en que el equipo humano esté satisfecho con sus tareas y su desempeño profesional.

Una baja o la ausencia continuada de un empleado es capaz de trastocar los planes de entrega de un proyecto o, incluso, generar malestar entre sus compañeros. Enfrentarse a esta tesitura es complicado para cualquier directivo. Por ello, facilitar el control de presencia y el registro de jornada laboral para evitar males mayores, es cada vez una necesidad más clara que se puede solventar con un software de fácil uso y muy intuitivo.

Consejos para mejorar la gestión de tu equipo

El capital humano es el principal activo de cualquier empresa. Cuidarlo y seleccionar a los mejores profesionales, es un pilar fundamental. Por ello, hoy nos centramos en algunos consejos para optimizar la gestión de empleados y llevarlos a ellos, y a toda la compañía, al éxito.

  • Cuida tu comunicación y la de toda la empresa. La mayoría de malentendidos dentro de una Pyme o empresa llegan por una falta o ausencia de comunicación. No vale solo con pedir al empleado que se esfuerce en momentos de necesidad, sino que hay que hacerle partícipe de las decisiones que se tomen para entender el por qué de las cosas. Ello, además, hará que tu equipo esté más implicado y sienta más apego hacia su trabajo, aumentando su compromiso.
  • Prioriza la formación. El mundo cambia a velocidad de vértigo. También el modo en el que nos organizamos en el trabajo. Actualizad de forma constante los conocimientos de toda la plantilla. El crecimiento individual será un gran aporte para el grupo en su conjunto.
  • Establece objetivos claros. Las personas nos sentimos más cómodas y seguras cuando tenemos claras unas metas a corto plazo sobre las que trabajar. Dentro de la empresa no es menos.
  • Promociona a los mejores y premia el esfuerzo. El castigo no es la solución a nada y genera muy mal ambiente. En vez de en poner caras, esfuérzate por identificar al talento de tu compañía y premiándolo no solo con mejoras salariales sino mejorando su puesto y otorgando beneficios que le ayuden a seguir apostando por su carrera profesional dentro de tu empresa.
  • Facilita las tareas de todos, incorporando protocolos de automatización de tareas o que simplifiquen actividades repetitivas y que no aportan nada al núcleo de tu negocio.
  • Cuida el clima laboral en la oficina. Nada hay que deteriore más la deriva de una compañía que un mal clima entre los compañeros. Actúa como un buen líder e identifica la raíz del problema para acabar con ella antes de que los males sean mayores.
  • Usa el tono adecuado para cada situación. Realiza un esfuerzo personal por ser positivo en todo momento.

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *