Por qué los ecommerce son tan rentables en España

En vista a la tendencia de los jóvenes españoles de invertir en su propio negocio, es normal buscar ofrecer el mejor servicio posible que te diferencie de la competencia. Es por ello que, una vez conoces las necesidades de tus clientes potenciales, es imperativo perfeccionar y modernizar el método aplicado para que este responda de forma satisfactoria a todas sus inquietudes.

Aunque parezca algo obvio hoy en día, es muy habitual ver que algunos emprendedores dejen la digitalización de su negocio para el último momento. Los ecommerce responden ante la necesidad actual del cliente promedio: es mucho más fácil hacer las compras o adquirir servicios vía Internet que en persona. Incluso para muchos, vale la pena asumir gastos en el envío y no en tiempo.

¿Cómo es tan seguro saber que el medio digital es el preferido por las personas? Pues, durante 2019, de media se desbloquea el teléfono cada 5 minutos durante la jornada. ¿Qué dato más relevante que ese para dar a entender esta realidad? De hecho, la venta online ya supone 20% del consumo en España, más del doble que hace apenas unos años.

Ahora bien, una vez entendido esto, para poder tener éxito en un ecommerce, es muy recomendable tener una aplicación móvil. A pesar de que una página web es necesaria e imprescindible, también lo es la comodidad de tener una app al alcance de la mano.

Funciona muy bien tener el sitio web responsive, o adaptado a pantallas pequeñas, pero una aplicación genera confianza en el usuario, ya que siente que está tratando con una empresa más segura y seria. Es algo que llama a volver, debido a que está mucho más a la mano que una página. Con un par de clics ya tendrá en pantalla todo el catálogo o servicios que ofreces, podrás enviarle notificaciones inmediatas con información relevante, e incluso se le puede agregar alguna opción de rebaja flash o avisos varios. Son bastantes las ventajas que hay de cara al cliente.

Hay que tener en cuenta algo sumamente importante: no se trata únicamente de hacer una aplicación porque sí. Hacerlo mal trae consigo desventajas que pueden dar seriamente el negocio. Es por ello que, según el comparador financiero y de préstamos online iPayDay.es, hay que tener en cuenta cuatro factores claves:

1) Mantener los datos del usuario a salvo. Nadie quiere que usurpen su identidad o que hagan un uso fraudulento de su tarjeta de crédito. Eso puede llevar a consecuencias legales.

2) La experiencia de usuario debe ser fácil, clara y amena para que el cliente quiera volver.

3) Los tiempos de carga durante la navegación deben ser cortos.

4) Hay que limitar lo más posible el uso de publicidad. Está bien que haya para sacarle algo más de rentabilidad a la aplicación, pero el uso excesivo llega a generar incomodidad y desconfianza.